mayo 08, 2014

El Imperialismo Chino en America Latina no es Soft como se dice…

Desde antes de su ascenso a las tres primeras economías del Mundo, China estuvo trabajando en sus relaciones con los países de America Latina, prestando enormes cantidades de dinero para la región a tasas de interés que nunca el FMI o el Banco Mundial harán, esto como una buena carnada para atraer su atención…
 
Adicional de esto la dependencia de productos de Estados Unidos ha bajado alcanzando solamente las exportaciones gringas del 25.8%, y las importaciones de la región se reorientan hacia el gigante asiático y otros de sus vecinos
 
Adicional America Latina también se ha vuelto como el segundo receptor de inversión extrajera directa del Mundo, subiendo de 10,000 millones de dólares en el año 2000 a 245,000 MDD en el 2011, y China no se quiere quedar atrás.
 
La relacion que China da a America Latina no es de iguales ya que compra materias primas y devuelve productos de baja calidad a esos mercados, aunque si el dinero es barato no es una verdadera relacion de iguales
 
Este nuevo imperialismo Chino solo regresa al mismo esquema de Estados Unidos de extraer los commodities y dejar atrás todo la basura de los procesos mineros y los pueblos siguen sin crecer.
 
Este mismo esquema lo aplica en Africa aunque en esa región los Chinos regresan un poco de ayuda para el desarrollo aunque mas visto como “regalos” para afianzar regímenes despóticos que favorence extraciones de Recursos naturales.
 
 
 
Algunos ejemplos de esto son los siguientes:
 
----------------------
 
750.000 firmas para frenar la explotación del parque Yasuní
Desde 2009, Ecuador realiza ventas anticipadas de petróleo a China. Las operaciones contables se registran en la estatal Petroecuador, ingeniería que permite al Estado no incrementar la deuda externa. Así, mientras Ecuador declara una deuda externa con China de 4.633 millones de dólares, otras fuentes la posicionan en torno a los 9.000 (11% del PIB). Parte de este petróleo comprometido con China a cambio de financiación provendría del Parque Nacional Yasuní, en plena selva amazónica. Un petróleo que tendría que haberse quedado bajo tierra si hubiera funcionado la iniciativa Yasuní-ITT, por la que la comunidad internacional compensaría a Ecuador por no explotar el petróleo del parque. Sin embargo, en agosto de 2013, Rafael Correa anunció el inicio de la explotación petrolera en una de las regiones con más biodiversidad del mundo. “El mundo nos ha fallado”, dijo. El pasado 12 de abril, organizaciones indígenas y ecologistas entregaron 756.291 firmas, suficientes para convocar un referéndum, tal como recoge la Constitución ecuatoriana, para que la población decida sobre el futuro de la reserva natural.
 
-*****-
 
Explotación y contaminación en Perú
La empresa minera china Shougang, hoy el quinto inversor minero en Perú, se hizo en 1992 con el control de la mina de hierro situada en el pueblo costero de San Juan de Marcona. Desde entonces, la localidad adquirió fama por las condiciones de explotación laboral en las que se encuentran sus trabajadores, la contaminación del entorno y los permanentes incumplimientos de la empresa respecto a sus compromisos de inversión social y tecnológica. Sus operarios son los peores pagados en la minería peruana, un 30% de estos sufren de neumoconiosis (enfermedad pulmonar por inhalación de polvo) y otro 30% de hipoacusia (pérdida auditiva). La población local descendió de 25.000 habitantes a menos de 14.000 durante la presencia china.
 
 
-*****-
 
 
Canal interoceánico en Nicaragua
Se trata de un megaproyecto valorado en 40.000 millones de dólares, cuatro veces el PIB de Nicaragua, que pretende construir un canal similar al de Panamá, pero con capacidad para buques de mayor calado. Sería construido con capital chino, y su ruta, de 286 km, afectará selva húmeda y bosque seco, así como a las comunidades indígenas que allí viven. El canal afectaría a una franja de 90 km a través del lago Nicaragua, la reserva de agua dulce más grande de Centroamérica. Para ello se moverán millones de toneladas de lodo en condiciones inciertas, con riesgo de sedimentación del lago, del que depende el abastecimiento de gran parte del país. Más allá de la pérdida de la fauna acuática, cualquier derrame de crudo en el lago supondría poner en peligro el abastecimiento de agua potable del país.
 
 
Acaparamiento de tierras en América Latina
 
Las primeras compras chinas de tierras tuvieron lugar en Cuba (1996) y México (1998), destinadas al cultivo de arroz. En la pasada década, las empresas chinas buscaron, cada vez con más fuerza, oportunidades de inversión en este ámbito, destacando casos como el de Pengxin Group, que en 2005 compró grandes extensiones de tierras en Bolivia para la producción de soja.
 
Zhenjiang Fudi y Chongqing Grain Group se asociaron por el mismo motivo en Brasil. COFCO, el mayor productor de vino en China, también adquirió tierras chilenas en 2010. Estas compras de tierra han venido acompañadas de la expansión del monocultivo y el biocombustible. La situación adquirió tal nivel que gobiernos como los de Argentina, Brasil o Uruguay han aprobado leyes destinadas a evitar inversiones extranjeras masivas en este rubro.